Inicio

VER MEJOR ES SENTIRSE MEJOR

Ver nuestro entorno con nitidez, distinguir lo que nos envuelve, apreciar las pequeñas cosas… sin depender de gafas o lentes de contacto, es el anhelo de las personas que tienen miopía, hipermetropía o astigmatismo.

Con los avances tecnológicos aplicados a la cirugía refractiva, este deseo puede convertirse en realidad. Actividades como leer, conducir, nadar, ir al cine, practicar deporte … podrán realizarse sin las limitaciones de visión que las hacen menos gratificantes.

Cada día son más las personas que recurren a la cirugía para tener una visión nítida. Hoy en día existen gran cantidad de técnicas en el campo de la cirugía para corrección visual, que han ido evolucionando para ser cada vez más sencillas, menos traumáticas y con mejores resultados.

La cirugía refractiva puede realizarse utilizando varios métodos, los más utilizados son la cirugía Lasik y la cirugía PRK (popularmente conocidas por “técnicas láser”) y la implantación de una lente intraocular. La utilización de uno u otro dependerá de la magnitud del problema refractivo y de la estructura (grosor corneal) y la salud del ojo.

En la actualidad el método más extendido es la cirugía Lasik. La incorporación de la técnica Z-Lasik a esta cirugía hace que la corrección de los defectos refractivos sea más segura y precisa, y con mejores resultados.


Femtomovil, con tecnología Z-Lasik impulsado por BLOSS